Estás aqui

Cómo redefinir un plan de carrera

Para sentirte satisfecho con tu carrera profesional es muy importante que establezcas objetivos a corto, medio y largo plazo. Sin embargo, si consideras que no eres capaz de alcanzar estas metas en tu trabajo actual, entonces ha llegado el momento de redefinir tu plan de carrera.

Establece tus objetivos

Lo primero es tomarte el tiempo necesario para redefinir tus objetivos profesionales, es muy probable que éstos hayan cambiado con el paso del tiempo y tu desarrollo tanto personal como profesional. Pregúntate a ti mismo: ¿qué me motiva a hacer un buen trabajo?, ¿dónde me veo en cinco años?, ¿cuáles son los requisitos más importantes de un trabajo? Estas respuestas te ayudarán a seguir adelante.

Expande tus conocimientos y habilidades

¿Has pensado que tal vez no has alcanzado el punto en el que desearías estar ya sea por falta de formación o de habilidades? Sé realista e identifica cuáles son tus fortalezas y debilidades. Nunca está de más participar en cursos y obtener certificaciones para seguir creciendo profesionalmente.

Analiza tu trabajo actual

Ahora que has planificado tus metas, ha llegado el momento de analizar en detalle tu trabajo actual. ¿Puedes alcanzar tus nuevos objetivos en la posición en la que estás? Si la respuesta es no, debes considerar hacer algunos cambios. Habla con tu jefe o con tus superiores sobre la posibilidad de obtener nuevas responsabilidades dentro del departamento o de la empresa. Ten en cuenta que este nuevo plan de carrera te puede llevar a buscar otras oportunidades fuera de tu compañía actual.

Comienza la búsqueda

Si decides buscar un nuevo empleo, ten presente en todo momento tu plan de carrera. Aplica sólo en aquellas posiciones que realmente encajen con tu planificación. Puede que reduzca el número de puestos disponibles para ti pero te asegura que las ofertas que recibas son realmente de tu interés.

Confía en tus metas

Saber qué quieres es una gran ventaja cuando decides hacer un cambio en tu carrera. Si te mantienes fiel a tus metas, te sentirás entusiasta y satisfecho. Una actitud muy atractiva para los responsables de RR.HH y que únicamente puede beneficiarte durante el proceso de selección. Por último, asegúrate de observar tu progreso y de reevaluar tu plan de carrera periódicamente, esto te ayudará a mantenerte siempre al día y a sentirte realizado con tu carrera profesional.