Estás aqui

Consejos para gestionar equipos

Ascender a una posición en la que estarás al mando, viene con muchos retos y responsabilidades. Si es la primera vez que estarás a cargo de un equipo de trabajo es importante que te prepares para lograr una gestión exitosa. Sigue leyendo y descubre nuestros consejos para gestionar equipos de manera fácil y efectiva.

¿Qué se espera de ti?

Es clave que desde el comienzo sepas qué es lo que se requiere y se espera de ti en esta nueva posición. Por ejemplo, debes ser capaz de detectar qué tareas y metas tienen mayor prioridad, qué riesgos potenciales existen, qué problemas requieren atención inmediata y cuáles pueden ser resueltos más tarde. Sin embargo, no olvides que una de las habilidades más importantes es la comunicación. Debes asegurarte de comunicar siempre de forma clara a tu equipo sobre lo qué esperas y necesitas de ellos.

Desarrolla tus habilidades

Ser capaz de motivar a tus empleados y de resolver problemas de manera eficiente son sólo dos de las muchas habilidades que necesitarás desarrollar. Algunas compañías ofrecen sesiones de coaching y cursos especializados para ayudar a los líderes a desarrollar y mejorar sus habilidades. Si tu empresa no ofrece estos servicios o quieres ampliar tus conocimientos, recuerda que hay muchos recursos online como sesiones interactivas, foros, sitios webs y blogs especializados dónde podrás encontrar mucha información y opciones de desarrollo. Habla con otros líderes y managers para aprender de sus experiencias. También es buena idea pensar en jefes y responsables de equipo que hayas tenido, ¿qué admirabas de ellos?, ¿qué hicieron para inspirarte?. No olvides que aprender más  no sólo te ayudará a mejorar y a adquirir habilidades, sino también a desarrollar tu propio estilo de gestión.

Aprende a delegar y a liderar

Un manager o directivo eficiente es el motor detrás de un buen departamento o división. Como líder, tu capacidad para delegar de manera adecuada y efectiva es clave para el desarrollo y éxito del equipo. Debes conocer bien las fortalezas y debilidades de cada miembro y asignar las tareas consecuentemente. Tienes también que ser capaz de comunicar claramente tu concepción del éxito e inspirar a todos tus colaboradores para que den lo mejor de sí. Es importante promover un ambiente de trabajo agradable y acogedor, basado en la cooperación. Cada miembro de tu equipo debe sentirse valorado y con confianza para poder crecer y alcanzar los objetivos tanto individuales como colectivos.