Estás aqui

Los retos de las escuelas frente a la coyuntura

Considerando la coyuntura en la que nos encontramos en la actualidad, quisimos tener una perspectiva de cómo se está manejando la crisis desde un sector tan importante como el de Educación. Es por esto, que desde la división Educación de Michael Page, la consultora Lucero Requejo, le realizó algunas preguntas a Susana Díaz de Ferreyra, Gerente General de ADECOPA.

Compartimos aquí su opinión.

 

¿Cuál crees que ha sido el principal desafío durante la crisis?

El desafío ha venido desde diferentes frentes, por ejemplo a nivel técnico pedagógico, se ha tenido que implementar las plataformas adecuadas para llegar a todas las etapas pasando desde inicial hasta secundaria. Y, sin lugar a dudas, el desafío más importante ha sido potenciar mucho más la confianza necesaria con los padres de familia, y gestionar en base a un vínculo que ya existía pero que se ha tenido que reforzar de cara a lo que involucra una educación a distancia. 

Las Escuelas han tenido que adaptarse a nivel de recursos, soporte, selección de contenidos y aprendizajes.  Actualmente nos hemos enfocado en compartir con los padres estos aprendizajes de crecimiento en cuanto al modo de aprender, ahora con la tecnología incorporada al aprendizaje. 

 

¿Cómo están afrontado la educación a distancia?

Hay varios criterios que las Escuelas deben tener en cuenta de acuerdo a la población de estudiantes en cada uno de los niveles de estudio (inicial, primaria, secundaria), identificando en primera instancia el estilo de aprendizaje de cada alumno. A razón de esto se ha venido ajustando el plan de educación a distancia, que ha ido más relacionado a la posibilidad de conectividad del estudiante en casa, validando la cantidad y tipo de dispositivos con los que cuenta. 

Otros criterios también importantes a tener en consideración, ha sido contar con un adecuado diseño curricular adaptando unidades de aprendizaje a sesiones virtuales, la comunicación para identificar qué elementos utilizo y cómo motivo y retroalimento a mis equipos; por último y no menos importante, la personalización de los aprendizajes para garantizar que se brinda la orientación adecuada dentro del proceso de aprendizaje.

Un aprendizaje durante el proceso, ha sido el horario de las clases a distancia, pues se pensó que podíamos tener a los chicos durante 6 horas consecutivas escuchando la clase. Ahora se han intercambiado con tiempos de permanencia, sesiones de motivación, artículos, entre otros recursos. Se ha vinculado experiencias – es decir, clases a tiempo real en donde el estudiante puede interactuar mucho más con sus compañeros y docentes, con experiencias en las que se cuelga la clase o se envía una guía de trabajo, brindando al estudiante espacios de aprendizaje autónomo.

 

¿Qué recursos educativos se están empleando?

Muchos están utilizando todas las herramientas de Google Class. Hay que distinguir las plataformas que se usan para dictar clases y aquellas en las que normalmente se dejaban las tareas. Zoom es muy usado también. Algunos colegios que no tienen acceso a las plataformas les ha funcionado bien crear grupos cerrados de Facebook. También están las plataformas de contenido para reforzar o consultar algún aprendizaje en específico. Las editoriales han puesto al alcance este tipo de plataformas. Algo muy valioso y que se está replicando en muchas Escuelas es el poder compartir entre nosotros buenas praxis respecto a los recursos más pertinentes.

 

¿Qué recomendaciones puedes dar a los líderes de las Escuelas?

El líder del colegio tiene un rol importantísimo en este momento, primero para hacer que la educación continúe con calidad. Es importante tener identificado el talento dentro de la propia escuela, sobretodo para generar comunidades de aprendizaje globales dentro y fuera de la Escuela. 

El líder debe organizar al personal y verificar quienes necesitan soporte y acompañamiento. Un tema importante es el soporte socio emocional, escucha individual y la retroalimentación a su trabajo. Como líderes de la Escuela debemos ser capaces de transmitir serenidad, optimismo, ilusión, empatía, y más importante aún tener la capacidad para organizarnos y hacerles sentir a nuestros equipos que estamos ahí para ellos también.

Finalmente, incluiría también una recomendación de cara a los padres de familia para que mantengan la confianza y animarlos a que encuentren respuesta a todas las inquietudes que tengan sobre esta nueva forma en cada una de sus Escuelas.

 

¿Qué tareas crees que deja esta situación al sistema educativo?

Muchas están pensando en cómo implementar sistemas digitales y que estos permanezcan a lo largo del tiempo como recursos educativos importantes para llegar a niños de zonas alejadas. Se debe trabajar también a nivel de curriculo, pues el diseño curricular nacional es muy amplio, tiene que revisarse para poder identificar los desempeños y aprendizajes para cada uno de los niveles educativos y así sentar las bases para que el niño aprenda más de manera autónoma.